English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 22 de noviembre de 2017

DECLARACIÓN DE LOS CUATRO OBISPOS POR EL CENTENARIO DE LAS APARICIONES DE NUESTRA SEÑORA EN FÁTIMA, PORTUGAL

DECLARACIÓN  DE LOS OBISPOS DE LA RESISTENCIA EN EL CENTENARIO DE LAS APARICIONES DE NUESTRA SEÑORA EN FÁTIMA



[Español-English] 

El año 2017, tanto la Iglesia como el mundo están inmersos en una crisis sin precedentes en toda la historia humana, una crisis reconocida por mucha gente, pero bien comprendida por muy pocos, porque la Iglesia Católica, que es la luz del mundo, ha estado en tinieblas desde el Concilio Vaticano Segundo (1962-1965).
La crisis se se origina hace por lo menos 500 años, cuando Martín Lutero dividió la Cristiandad con su falsa “Reforma”, haciendo posible la organización, doscientos años más tarde, de la Masonería y de la falsa religión del Liberalismo, que se disparó en la Revolución Francesa de 1789, diseñada, por su Libertad, Igualdad y Fraternidad, para derribar el trono y el altar, y por sus “derechos humanos”, para suplantar los derechos de Dios. Tan exitoso fue el Protestantismo y el Liberalismo en remodelar las mentes de los hombres, que, a pesar de la admirable acción de retaguardia de la Iglesia durante el siglo XIX, en 1917, otros 200 años más tarde, estalló en Rusia la Revolución Comunista que se esforzó por abolir a Dios completamente, y todo rastro de Él sobre la tierra.
Sin embargo, sólo unos meses antes de en Rusia se diera este gigantesco paso hacia el Nuevo Orden Mundial sin Dios, destinado a apoderarse del mundo entero por los mismos enemigos de Dios que promovieron el Protestantismo y fabricaron la Masonería; Él intervino. A través de Su Madre, que se apareció aquí en Fátima a tres niños pastores, Dios prometió a su única Iglesia, la Iglesia Católica, un remedio por el cual sus hombres de Iglesia, en cualquier tiempo que escogieran desde ese momento, podrían hacer retroceder la apostasía mundial y obtener un período de paz para toda la humanidad antes del fin del mundo.
El doble remedio presentado por la Madre de Dios a través de la hermana Lucía de Fátima en la década de 1920, era muy simple. Todo lo que el Papa Católico tenía que hacer era convocar a los obispos para que, unidos a él, consagraran Rusia (no el mundo) al Corazón Inmaculado de María. Y todo lo que los sacerdotes católicos y los laicos tenían que hacer, era, cada primer sábado de mes, confesarse, recibir la Comunión, recitar cinco de los quince Misterios del Santo Rosario, y meditar por 15 minutos sobre cualquiera de los quince Misterios. Ciertamente tales acciones no son mucho pedir a los católicos, pero desde la década de 1920, la crisis en la Iglesia y en el mundo ha empeorado desde que Nuestra Señora se apareció a los niños en Fátima.
Así que en el mundo estalló, en 1939, la Segunda Guerra Mundial con sus 66 millones de víctimas, y en la Iglesian -mucho peor- comenzó, en 1962, el Concilio Vaticano II con sus miles de millones de víctimas espirituales, llegando desde la confusión esquizofrénica a la pura pérdida de esta Fe, que es la única que puede salvar a las almas en la eternidad. Para oponerse a estos desastres, en 1970 un verdadero gran hombre de Dios, Mons. Lefebvre, fundó una congregación católica clásica para formar verdaderos sacerdotes; pero, desde hace varios años, sus propios sucesores a la cabeza de su Sociedad de San Pío X, han estado haciendo repetidos intentos para someter a todos los sacerdotes de la Sociedad al control de los conciliares. ¡Qué triste ejemplo de la corrupción del hombre moderno por el liberalismo!
Sin duda, muchos Cardenales, obispos, sacerdotes y laicos católicos, provenientes de todos los ámbitos de la Iglesia Católica, aunque confundidos por culpa de las autoridades criminales de la Iglesia conciliar, tienen alguna noción de que Nuestra Señora de Fátima tenía razón, de que Mons. Lefebvre tenía razón, y de que el Vaticano II estaba equivocado; pero millones de católicos están demasiado paralizados por la falsa obediencia como para sentirse capaces de actuar. Sin embargo, los cuatro obispos católicos signatarios se declaran dispuestos a ayudar lo mejor que puedan a estos católicos para mantener la fe, y, en particular, para alentarlos a prestar atención a Nuestra Señora de Fátima, practicando la devoción de los primeros sábados, y luchando por la consagración de Rusia al Corazón Inmaculado.
Sólo así la Iglesia el mundo pueden apartarse de su desastroso camino actual. Sólo así puede su Amado y Divino Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, estará de nuevo en su legítimo puesto de cabeza de TODAS LAS NACIONES.
Fátima, Fiesta de la Realeza Universal de Nuestro Señor Jesucristo, 2017.


+ Jean-Michel Faure

+ Dom Tomás de Aquino

+ Richard Williamson

+ Gerardo Zendejas



lunes, 20 de noviembre de 2017

COMENTARIO ELEISON Número DXL (540) - 18 de noviembre de 2017

¿Cómo Discernir? – I
Cuando es buena la intención de los hombres, ¿cómo distinguir el bien del mal?
Observando dónde los frutos verdaderamente buenos están.
Un joven inteligente plantea una buena pregunta acerca de la crisis en la Iglesia, y otra buena pregunta acerca de la crisis en la Fraternidad San Pio X. He aquí cómo Joseph enmarca su primera pregunta:—
Por un lado la crisis Conciliar fue una en una serie de crisis que afligen a la Iglesia, como el Protestantismo, Liberalismo y las Revoluciones, con dos Guerras Mundiales, y por lo tanto unos errores se abrieron paso en el Concilio, los cuales fueron condenados por la Iglesia antes del Vaticano II. Y después del Concilio sus novedades fueron aplaudidas por los enemigos clásicos de la Iglesia, como los Masones y los Socialistas, mientras que el espíritu misionero de la Iglesia fue claramente extinguido. Por el otro lado, las ideas del Concilio son obra de hombres de Iglesia altamente inteligentes y supuestamente católicos, y no se puede decir todo el tiempo que el Papa no es Papa, o que la mayoría de los Obispos modernistas son consagrados inválidamente. Por lo tanto ¿se puede decir que la crisis Conciliar involucra áreas de sombra que aún dificultan ver claro? Y si no podemos llegar a conclusiones definitivas, ¿podemos estar seguros que estamos manteniendo la verdadera Fe?
La mejor respuesta viene de Nuestro Señor mismo, hablando en el Sermón de la Montaña (Mat. VII), “Por sus frutos los conoceréis”. Obviamente Nuestro Señor sabía que habría constantes ataques a Su Iglesia con repetidos intentos del Demonio de sembrar confusión en las mentes de Sus seguidores. Es verdad que la confusión que siguió al Vaticano II no es diferente en cuanto a su tipo de otras crisis previas en la historia de la Iglesia, pero si por la defección de los hombres de Iglesia en el Vaticano II la confusión actual es sin precedentes en cuanto a su grado – nunca antes la masa de pastores Católicos han estado tan perdidos, y por lo tanto tampoco el rebaño Católico.
Sin embargo, para encontrar la salida a la confusión, el mismo principio infalible todavía se aplica: las acciones hablan más fuerte que las palabras, y los frutos de las acciones del hombre son la guía más segura para saber quién es, y lo que realmente se propone. Especialmente en el caso del modernismo un hombre puede estarse engañando a sí mismo en cuanto a lo que quiere o se propone, porque nadie está más profundamente separado de la realidad como un modernista. “El fin del mundo estará caracterizado por el hombre que hace el mal pensando que hace el bien”, dijo el P. Frederick Faber a mediados del siglo 19. En el siglo 21 estamos en el mal final de este largo proceso de siglos de la humanidad engañándose a sí misma para apartarse de Dios. Entonces ¿dejaría a Dios a su rebaño sin defensa contra estos inusitados lobos en piel de oveja como son los modernistas? No, porque juzgar por los frutos es algo que todos pueden hacer, con un mínimo de sentido común y voluntad recta.
Por lo tanto, Joseph, usted observa que las autoridades de la Iglesia actual son hombres altamente inteligentes y supuestamente Católicos, y usted bastante razonablemente asume que ellos son las autoridades válidas de la Iglesia, porque incluso si usted sabe que sus frutos son tan poco Católicos como para hacer que muchos Católicos disputen tal validez, no obstante ¿ quién más está allí que esté autorizado para hablar y actuar por la Iglesia Universal? Pero al mismo tiempo usted observa que sus ideas están alineadas con graves errores anticatólicos del pasado, y que ellos son ahora aplaudidos por los clásicos enemigos de la Iglesia, como los masones. Argumentos de un lado y del otro. Dudas y sombras. ¿Cómo se resuelve la confusión?
Respuesta, por su propia detenida observación de que el espíritu misionero ha desaparecido de la Iglesia desde el Vaticano II. Aquí están los frutos. El Concilio pre dicó el ecumenismo ( Unitatis Redintegratio ), la libertad religiosa ( Dignitatis Humanae ) y la aceptabilidad relativa de las falsas religiones como el Hinduismo, Islam y Judaísmo ( Nostra Aetate ) –¿cómo podría no colapsar el espíritu misionero Católico después del Concilio? Y no se han vaciado y cerrado también incontables monasterios, seminarios, conventos, diócesis y parroquias desde el Vaticano II? ¿Se abrieron nuevos en cualquier lugar? Sí, en todo el mundo bajo el liderazgo del Obispo Católico quien desde el principio repudió abiertamente el Concilio y todas sus obras, Mons. Lefebvre. Aquí estaban los mismos buenos frutos de los mismos principios Católicos, aplicados fielmente en desafío al Concilio Vaticano II. Joseph, usted no necesita buscar más.
Kyrie eleison.

viernes, 17 de noviembre de 2017

CARTA ABIERTA [FICTICIA] A MONS. FELLAY



"Su Excelencia está en estado de complicidad abierta con nuestros enemigos, porque Su Excelencia no los percibe como tales, sino como amigos".


FUENTE
Habiendo leído la carta subversiva de Mons. Fellay en el Cor Unum de junio de 2017, notamos que no hubo ni una sola voz de oposición por parte de los más de 600 sacerdotes de la FSSPX en todo el mundo. Tan reciente como seis años atrás, esta carta habría causado tal tormenta dentro de la Fraternidad, que la supervivencia de Mons. Fellay en el próximo Capítulo General hubiera sido puesta en peligro.
Pero hoy en día, ni una sola palabra.
¡Esos días pareces distantes!
Por lo tanto, Sodalitium Pianum tomó la carga de crear una respuesta ficticia que hubiera debido provenir del clero de la FSSPX en mejores días.

Carta abierta a Mons. Fellay de todos los Sacerdotes y Obispos de la FSSPX
Junio de 2017

Excelencia Reverendísima,
Usted comprenderá que estamos escandalizados por la reciente carta que nos envió en el número de junio de 2017 del Cor Unum, la cual es subversiva respecto de la seguridad de nuestro apostolado y de nuestra fidelidad a la Fe Católica.
Su carta comienza notando “algunos problemas que han surgido en nuestra Fraternidad en los meses recientes”, pero al reconocer esto, usted no ve la causa sino solamente el efecto (es decir, los “problemas” de los cuales usted mismo es la causa). Aparentemente, usted administra una aspirina para suavizar los síntomas, en lugar de dirigirse a la enfermedad que los produce.
Al recordarnos que los estatutos reservan las relaciones con Roma al Superior General, vemos en ello una medida de control diseñada para extinguir cualquier oposición al ralliement. Nosotros recordamos que antes del ralliement se volviera público, los sacerdotes de la Fraternidad escribían y hablaban regularmente del asunto de las relaciones con Roma, sin oposición de Menzingen o de las casas de Distrito en su mayoría. Obviamente, usted no quiere una voz contraria que señale su traición, así que recurre a esta regla. Pero ya que la virtud moral de la obediencia está subordinada a la virtud teologal de la fe, nosotros tranquilamente ignoramos su evocación a esta regla, y ejecutamos nuestro deber de pastorear a los fieles recordándoles desde los púlpitos, desde los boletines, desde las conferencias y artículos, por qué firmar un acuerdo con la Roma no convertida, pondrá en peligro sus almas.
¿Qué locura lo ha poseído, que Su Excelencia ha perdido de vista el claro y actual peligro para la Fe en Roma? Solamente un loco estaría persuadido (como su carta espera que nosotros estemos), que hay un nuevo clima en Roma, el cual de algún modo quiere a la Tradición (¿incluso si la persigue?).
En relación con las recientes cartas de nuestros cofrades en Francia, estamos bastante perplejos -y furiosos- de que nos recuerde la declaración del Capítulo General del 2006 que “previó entre los motivos de expulsión de la Fraternidad la rebelión y la difusión pública de un desacuerdo con la autoridad”. El P. Rioult “sacó a la luz” sus negociaciones secretas con Roma, y el acuerdo de “proceder por etapas hacia el acuerdo práctico” con los modernistas, y no podemos más que preguntarnos si esta norma del 2006 al cual usted se refiere, fue tal vez una de estas “preparaciones” (diseñadas para suavizar la oposición llegado el tiempo en que usted mostraría sus verdaderas intenciones subversivas).
Pero por la admonición de Su Excelencia, nosotros tomamos su advertencia seriamente, y reconocemos que aquellos que poseen la fortaleza de oponerse a esta reorientación traidora están muy probablemente expuestos al peligro de expulsión: Su Excelencia ha recurrido rápidamente a esta táctica (de la cual se alegró el P. Pfluger, tomándola como una “purificación” de la FSSPX, en su conferencia en Flavigny para los Hermanos). Comprendemos perfectamente que debe liberar a nuestra Fraternidad de oposiciones antes de que Roma acepte su firma. Esto es de sentido común.
¡Pero el cielo no permita que seamos cobardes bajo la apariencia de prudentes u obedientes, mientras nuestras ovejas son guiadas por ustedes al matadero romano!
Usted nos dice que solamente estamos imaginando que defendemos a la Tradición. Sin embargo, ¡cuán exactamentev nuestras observaciones con respecto al ralliement coincidieron con las de Su Excelencia, en la Carta n°63!
¡Talleyrand!
Usted pretende que es nuestra oposición la que debilita a la Fraternidad al fracturar su unidad, en lugar de la reorientación que usted ha dado a ella en preparación a la Prelatura. ¡Repugnante deshonestidad! ¿No fue Su Excelencia quien le explicó a Benedicto XVI (modernista) que usted estaba dispuesto a soportar una fuerte oposición y división en aras de llegar a un acuerdo práctico, cuando usted inquirió una explicación por el rechazo de Roma en el último minuto de la Declaración que usted firmó?
USTED es la causa de la desunión en la Fraternidad, como consecuencia de haber abandonado la vía prudente de Monseñor Lefebvre (y todos sabemos cómo terminará).
No ha pasado desapercibido, sin embargo, este enfoque que Su Excelencia tiene acerca de la unidad por sobre la doctrina (un sello distintivo de la iglesia conciliar en la cual usted ya está disolviendo nuestra Fraternidad). Pero esto no nos sorprende: El obispo que usted expulsó para facilitar su traición, ya había observado que “la crisis de la FSSPX se asemeja en todos los aspectos a la crisis en la Iglesia después del Vaticano II”. Una respuesta por separado podría rastrear todas las similitudes, ¿pero con qué finalidad? Su Excelencia ya ha declarado a Roma su determinación para seguir adelante, a pesar de la ruptura que eso cause en la Fraternidad.
Y con todo, ¿usted se atreve a darnos lecciones sobre alterar la unidad en nuestra Fraternidad?
Su Excelencia nos perdonará entonces, pero sonreímos ante su hipócrita afirmación de que “no se puede utilizar un medio malo e ilícito sin causar un daño al bien común”, lo cual más bien tiende a condenar a Su Excelencia y no a nosotros.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

VOZ DE FÁTIMA, VOZ DE DIOS N ° 37


4 de noviembre de 2017
" Vox túrturis auditorías se muelen en nostra"       
(Cant. II, 12)

En la fiesta de Cristo Rey, el 29 de octubre de este año, entre 150 y 200 peregrinos asistieron a la misa de monseñor Williamson en Fátima. Al final de ella, los cuatro obispos de la Resistencia consagramos a Rusia al Inmaculado Corazón de María, haciendo lo que está a nuestro alcance para atender a los pedidos de Nuestra Señora.

Consagrar a Rusia al Inmaculado Corazón es pedir la gracia del retorno, al seno de la Iglesia, de esta nación que se separó de ella por el cisma. Si Nuestra Señora dijo que en Portugal se conservará siempre el dogma de la fe, esta consagración debe tener el efecto de reconducir a Rusia al dogma de la fe. En efecto, el cisma, al alejar a una nación de la Iglesia, la aleja también del Magisterio y, por tanto, de la fe.

Que este pequeño esfuerzo hecho en pro de la conversión de Rusia nos merezca la gracia de guardar el dogma de la fe en nuestras almas y de colaborar para el triunfo de la Iglesia, no sólo sobre el cisma del oriente, sino también y sobre todo, sobre el liberalismo y el modernismo que se oponen al reinado de Cristo Rey sobre todos los pueblos.

+ Tomás de Aquino OSB

U.I.O.G.D.

domingo, 12 de noviembre de 2017

COMENTARIO ELEISON N° DXXXIX (539) - 11 de noviembre de 2017

Comentarios Eleison por su Excelencia Richard Williamson

Menzingen Manda

¿La Providencia ha mantenido a la Fraternidad a salvo hasta ahora?
¡Al bloquear ya muchos intentos de unirse con Roma!
De ninguna manera todos los lectores de estos “Comentarios” están a favor de la crítica de las palabras y los hechos del Cuartel General a Menzingen de la Neofraternidad San Pio X. Sin embargo, hay muchos que ven que tal y como Mons. Lefebvre estaba, por el bien de la Iglesia Católica, totalmente justificado para tomar su fructífera posición en contra del derrumbamiento por el Concilio Vaticano II, así uno está totalmente justificado, por la misma salvación de las almas, a criticar en público el deslizamiento de esta Neofraternidad en los brazos de los oficiales de la Roma conciliar. El número de junio del boletín interno de Menzingen para los sacerdotes de la Fraternidad, “Cor Unum”, publicó otra justificación implacable de este deslizamiento. Menzingen es obstinado. Menzingen debe ser corregido en público.
Sigue en bastardilla un resumen fiel de algunos de los argumentos principales, que pueden ser verificados (en francés) en el sitio web Résistance catholique francophone: Cor Unum juin 2017
Monseñor Lefebvre hizo que las relaciones con Roma estén reservadas solamente al Superior General (SG). Esto fue porque él sabía que no podía confiar en que sus propios sacerdotes entendieran la extrema necesidad de la prudencia para tratar con los oficiales Romanos. El actual SG demuestra la razón que tenía.
El Capítulo general de 2006 previó entre los motivos de expulsión de la Fraternidad la rebelión y la difusión pública de un desacuerdo con la autoridad: "Que esta advertencia sea tomada en serio". Fue de esta manera que Paulo VI “expulsó” a Mons. Lefebvre. ¿Sabe Menzingen a quién está imitando? ¿Y los sacerdotes que votaron en 2006, previeron a dónde iba a conducir su autorización para tales expulsiones?
No importa qué tan buenos sean los argumentos en desacuerdo, el desacuerdo público siempre daña el bien común. ¿Dañó Mons. Lefebvre el bien común de la (verdadera) Iglesia por sus dos décadas de desacuerdo? ¡La Verdad es la suprema medida de la autoridad, especialmente en la Iglesia Católica, y no al contrario!
Mons. Lefebvre salvó a la Iglesia al formar sacerdotes de acuerdo a la Tradición Católica. No exactamente. Formar buenos sacerdotes fue su manera de salvar la Fe Católica. Pero ahora los sacerdotes están siendo formados para avenirse con los Romanos Conciliares, lo que los expone a no salvar ni a la Fe ni a la Iglesia.
El Arzobispo siempre reconoció, y quiso que los sacerdotes de la Fraternidad reconocieran, a las autoridades de la Iglesia instituidas, tanto antes como después de que consagrara cuatro obispos en 1988. Sí, pero en 1988, después de que los Romanos demostraron, de una vez por todas, que ellos no cuidarían de la Fe, su actitud hacia ellos cambió radicalmente: “Hasta ahora, diplomacia, pero a partir de ahora la doctrina”, decía, como bien sabe Menzingen, pero Menzingen simplemente no ve la importancia de la doctrina como la veía Mons. Lefebvre.
Exactamente. Los que disienten de Menzingen están convirtiendo en asuntos de Fe unas cuestiones de prudencia. No. Someter a Católicos creyentes a los Romanos Conciliares – mal creyentes hasta no creyentes – es directamente una cuestión de Fe.
¿Pero cómo pueden tales Romanos convertirse si los Católicos creyentes de la Fraternidad se niegan a tener contacto con ellos? ¿Al contrario, cómo pueden los Católicos conservar la Fe si se someten a los modernistas contagiosos, sobre todo si estos son inconcientemente peligrosos?
Pero no todo en la Iglesia oficial de hoy es Conciliar. Esto incluye a conservadores, a quienes agradamos. Pero los conservadores no tienen poder. Todo el poder en Roma está en las manos de los Masones, quienes son enemigos acérrimos e implacables de la Tradició n Católica, de la Iglesia de Nuestro Señor, de Nuestro Señor mismo y de Dios. Y todo en la Iglesia oficial [*] está siendo finalmente tomado en la dirección Conciliar, especialmente por el Papa Francisco.
Kyrie eleison.
_________________________

[*]: La expresión Iglesia oficial designa aquello que en la Iglesia Católica está en "plena comunión" con Roma. 

sábado, 11 de noviembre de 2017

ROBERTO DE MATTEI: EL GIRO LUTERANO DEL PAPA FRANCISCO



El 31 de octubre de 2016, el papa Bergoglio inauguró el Año de Lutero reuniéndose con representantes del luteranismo llegados de todo el mundo en la catedral sueca de Lund. Desde entonces han tenido lugar incontables encuentros y celebraciones ecuménicas en el seno de la Iglesia.

Un año exacto después de aquella fecha, el giro luterano ha sido ratificado con  un acto simbólico cuya gravedad pocos han advertido: la emisión por parte del Servicio de Correos Vaticano de un sello postal o estampilla que conmemora el nacimiento del protestantismo el 31 octubre de 1517 con la fijación de las 95 tesis de Lutero en la puerta de la catedral de Wittenberg. «V Centenario de la Reforma Protestante», reza la leyenda del sello, presentado el pasado 31 octubre por la Oficina Filatélica del Vaticano.
Según el comunicado oficial, en la estampilla «aparece en primer plano Jesús crucificado sobre un fondo dorado y atemporal de la ciudad de Wittenberg. En actitud penitente, arrodillados respectivamente a izquierda y derecha de la Cruz, Lutero tiene en las manos la Biblia, fuente y meta de la su doctrina, en tanto que Felipe Melancton, teólogo amigo suyo y uno de los principales protagonistas de la Reforma, tiene en las suyas la Confesión de Augusta,primera exposición oficial de los principios del protestantismo, redactada por él».

La sustitución al pie de la Cruz de la Virgen y de San Juan por los heresiarcas Lutero y Melancton es una ofensa blasfema que hasta ahora no ha sido condenada abiertamente por ningún cardenal ni obispo católico. El significado de esta representación queda explicado por la declaración conjunta de la Federación Luterana Mundial y del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, publicada el mismo día de la aparición del sello. La nota habla del balance positivo del diálogo entre católicos y luteranos, confirma la «nueva  manera de entender los sucesos del siglo XVI que condujeron a nuestra separación» y declara que ambas partes están «muy agradecidas por los dones espirituales y teológicos recibidos a través de la Reforma».
Por si fuera poco, en estos últimos días La Civiltà Cattolica, portavoz oficioso del papa Francisco, ha elogiado a Lutero con un artículo del padre Giancarlo Pani (Martin Lutero cinquecento anni dopo, en La Civiltà Cattolica, 21 de octubre-4 de noviembre de 2017, pp. 119-130). El padre Pani es el mismo  que en 2014 afirmó que los Padres del Concilio de Trento habrían admitido la posibilidad de divorcio y segundas nupcias en caso di adulterio, según la costumbre de la iglesia cismática griega. Ahora sostiene que Lutero no fue en modo alguno hereje, sino un auténtico «reformador».

De hecho, según él, «las tesis de Wittenberg no constituyen ni un desafío ni una rebelión contra la autoridad, sino la propuesta de renovación del anuncio evangélico, en el deseo sincero de una «reforma» de la Iglesia» (p. 128). A pesar de la pretensión «tanto por parte de la Iglesia de Roma como de Lutero, de encarnar globalmente la verdad y ser dispensadores de ella (…) no se puede negar el papel que ha desempeñado Lutero como testigo de la fe. Es el reformador por antonomasia: supo iniciar un proceso de “reforma” que, independientemente de sus resultados, ha beneficiado también a la Iglesia Católica» (p. 129).
En ese caso, Lutero ha sido injustamente perseguido y difamado por la Iglesia durante 500 años. Ya es hora de rehabilitarlo. Y para ello no basta con presentar su lado profético; es preciso que la Iglesia acoja y ponga en práctica su pedido de reforma. Por añadidura, la exhortación postsinodal Amoris laetitia supone un hito decisivo en este camino. En consecuencia, no se han equivocado los autores de la Corrección filial al papa Francisco al destacar «la afinidad entre las ideas de Lutero sobre la ley, la justificación y el matrimonio y las enseñadas o promovidas por el papa Francisco en Amoris laetitia y otras declaraciones».

Hay que recordar que el papa Bergoglio pertenece, al igual que el padre Pani, a la Compañía de Jesús, y que el fundador de ésta, San Ignacio de Loyola, fue el paladín de la fe que suscitó la Divina Providencia en el siglo XVI para hacer frente al luteranismo. En Alemania, apóstoles como San Pedro Canisio y el beato Pedro Fabro disputaron palmo a palmo el terreno a los herejes, y en lo que se refiere a la controversia antiprotestante nadie superó a San Roberto Belarmino.
La Civiltà Cattolica fue fundada en 1850 y alentada por Pío IX, y durante mucho tiempo fue un baluarte doctrinal contra los errores de la época. Desde su primer número, aparecido el 6 de abril de 1850, publicó un extenso ensayo (anónimo, pero del padre Matteo Liberatore) sobre el racionalismo político de la Revolución italiana, en el que atribuía al protestantismo el origen de todos los errores modernos. Estas tesis fueron desarrolladas, entre otros, por dos destacados teólogos jesuitas: los padres Giovanni Perrone (Il protestantesimo e la regola della fede, La Civiltà Cattolica, Roma 1853, 2 vol.) y Hartmann Grisar (Luther, Herder, Friburgo de Brisgovia 1911/1912, 3 vol.).

Pero la conmemoración de la revuelta por parte de la revista de la Compañía de Jesús en octubre de 1917, IV centenario de la fijación de las tesis de Wittenberg, (Lutero e il luteranesimo, en La Civiltà Cattolica, IV (1917), pp. 207-233; 421-430), cobra un significado particular. El teólogo de la Civiltà Cattolicaexplicaba: «La esencia del espíritu luterano, o sea del luteranismo, la constituye la rebelión en toda la extensión y fuerza de la palabra. Así pues, la rebelión personificada en Lutero fue variada, profunda, compleja y de grandísimo alcance; en apariencia surgió y fue ciertamente violenta, rabiosa, trivial, escandalosa y diabólica; pero en el fondo estaba estudiada y dirigida según las circunstancias y tenía fines interesados y oportunistas, buscados con ánimo medido y tenacísimo» (pp. 208-209).

Lutero, prosigue La Civiltà Cattolica, «empezó la indigna parodia con la que el monje rebelde atribuía a Dios las ideas, blasfemias e infamias de su mente pervertida. Ultrajó de modo inaudito al Papa en nombre de Cristo, maldijo al César en nombre de Cristo, blasfemó contra la Iglesia, los obispos y los monjes con furia francamente infernal, todo ello en nombre de Cristo; en nombre de Cristo colgó los hábitos del árbol de Judas, y en nombre de Cristo se casó con una sacrílega» (p. 209). «Con el comodísimo pretexto de obedecer las Escrituras como única fuente de la Palabra de Dios, declaró la guerra a la teología escolástica, la Tradición, el derecho canónico, todas las instituciones y preceptos de la Iglesia y los concilios. ¡A todas estas cosas augustas y venerables, Lutero, monje perjuro que se las daba de doctor,  las sustituyó consigo mismo y con su autoridad personal! Los papas, doctores y Santos Padres ya no valían nada; lo único que valía era la palabra de Lutero!» (p. 212). La teoría luterana de la justificación, en última instancia, «nace de la fantasía de Lutero, no del Evangelio ni de otras palabras de Dios reveladas a los que escribieron el Nuevo Testamento: a nuestro juicio, toda novedad de Lutero tiene su origen en los estímulos de la concupiscencia desarrollados a partir de la falsificación de las Escrituras o en mentiras formales» (p. 214).

El padre Pani no podrá negar que su valoración de Lutero imprime un giro de 360 grados al que hicieron sus correligionarios en la misma revista hace un siglo. En 1917 era condenado por apóstata, rebelde y blasfemo; hoy se lo exalta como reformador, profeta y santo. No hay dialéctica hegeliana capaz de armonizar el juicio de ayer con el de hoy. O bien Lutero fue un hereje que negó algunos dogmas fundamentales del Cristianismo, o fue un testigo de la fe que emprendió la Reforma de la Iglesia realizada por el Concilio Vaticano II y el papa Francisco.

En una palabra, todo católico está llamado a decidir entre alinearse en las filas del papa Francisco y los jesuitas de hoy, o en las de los jesuitas de ayer y los papas de siempre. Es hora de escoger, y la meditación ignaciana de las dos banderas (Ejercicios espirituales, nº 137) nos ayuda a hacerlo en estos tiempos difíciles.

Roberto de Mattei

(Traducido por J.E.F)
* Giro luterano, por alusión a “giro copernicano” (N. del T.) 
______________________________________

"Nos negamos y nos hemos negado siempre a seguir la Roma de tendencia neomodernista y neoprotestante que se manifestó claramente en el Concilio Vaticano II y después del Concilio en todas las reformas que de éste salieron" 
(Mons. Lefebvre, declaración de 21 de noviembre de 1974)

viernes, 10 de noviembre de 2017

PRIMER DIÁCONO ORDENADO EN LA SAJM


En la Fiesta de Todos los Santos, Monseñor Tomás de Aquino OSB confirió el Diaconado al Subdiácono Rodrigo Ribeiro da Silva SAJM, en el monastario de la Santa Cruz de Brasil.






Deo gratias !

lunes, 6 de noviembre de 2017

LA FRATERNIDAD DE LA TRANSFIGURACIÓN: UNA COMUNIDAD "AMIGA" QUE PIENSA RECTAMENTE Y HABLA CLARAMENTE




En el ultimo número de La Simandre (septiembre-octubre 2017), el boletín de la Fraternidad de la Transfiguración, el redactor en jefe no va por caminos confusos: agradece al Card. Burke su franqueza.

¿Pero por qué? Simplemente por haber abierto los ojos de los “beatos” que todavía creen que el cardenal filoeclesiadei tiene alguna estima por los “integristas” de la FSSPX y las comunidades amigas.

En efecto, es la “mascota” (perdón por esta familiaridad) de los ralliés de todos los géneros quien declaró que no se debía asistir a las misas de los sacerdotes de la FSSPX, “pues ellos son cismáticos desde que Mons. Lefebvre consagró cuatro obispos sin mandato pontifical.”

El despertar es brutal para los partidarios de un acuerdo "no doctrinal" con Roma e inevitable es la conclusión: "no nos venga con cuentos, pretendiendo que los prelados conservadores cuentan con nosotros para luchar contra el modernismo".

Bien pensado y bien dicho. Honor a ellos!

Christian LASSALE

“SÍ a la franqueza del Card. Burke

En este periodo de confusión doctrinal, de expresiones blandas, diplomáticas, y de silencio obsequioso que algunos podrían interpretar como cómplice; las declaraciones del Card. Burke resuenan como un trueno.

Para él, los sacerdotes de la FSSPX (y supongo que también todos los que están bajo su estela y de los cuales pocos hablan) están “en estado de cisma”. “Por lo tanto no es legítimo asistir a la misa o recibir los sacramentos en una iglesia bajo la jurisdicción de la FSSPX.

Esto causó sorpresa, estupor en el campo de los “bien pensantes”. Este cardenal “conservador” que firmó las “dubia” relativas a Amoris laetitia, ¿habrá cambiado sus convicciones? De ninguna manera. Gran especialista de derecho Canónico (del nuevo código, por supuesto, el de 1983) aplica con precisión y vigor las conclusiones del concilio Vaticano II.

Entonces, para él, los sacerdotes de la FSSPX (y sus satélites sin duda) desobedecen. Esto es inadmisible.

Cuando los “bien pensantes” hayan comprendido que el problema es ante todo doctrinal, ellos evitarán afirmar que el estado de necesidad disminuye cada vez más, perseverarán en el combate de la fe y huirán de las manipulaciones canónicas.

No olvidemos que la unanimidad de los cardenales consultados por la Congregación para la Doctrina de la Fe, su antiguo prefecto el Card. Muller y su prefecto actual, el Card. Ladaria; exigen el reconocimiento del concilio Vaticano II por los sacerdotes “pretendidamente cismáticos”. Pero esto no podemos hacerlo: "Non Possumus".

Así que no nos vengan con cuentos, pretendiendo que los “prelados” conservadores cuentan con nosotros para combatir el modernismo.

Sí, gracias Eminencia, usted nos ha sacado de nuestro beato adormecimiento.

La Simandre – Septiembre y  octubre 2017."

domingo, 5 de noviembre de 2017

COMENTARIO ELEISON N° DXXXVIII (538) - 4 de noviembre de 2017

Comentarios Eleison por su Excelencia Richard Williamson

El Islam Real

“La realidad está ahí afuera – ¡ESCUCHADME!”
“¡Ni hablar! ¡El Islam es dulce, más dulce no podría ser!”
Cuando Bretaña tuvo un Imperio, sus administradores estuvieron en contacto directo con pueblos, razas y religiones en todo el mundo, y ellos eran capaces de hablar por experiencia. Hoy en día, en general, los gobernantes de Bretaña tienen solo su liberalismo y su ideología irreal, lo cual es el por qué muy pocos de ellos saben de lo que hablan. Por el contrario, el P. Henry Boulad es un viejo sacerdote Jesuita de la vieja escuela, nacido hace 86 años en Alejandría, Egipto, de una antigua familia Cristiana Siria del rito Melquita, antiguo Profesor de Teología en el Cairo, Superior de los Jesuitas en Alejandría y de los Jesuitas en Egipto con, obviamente, una experiencia directa de toda la vida del Islam y de los musulmanes. Los ataques terroristas la pasada primavera en dos Iglesias Cristianas en Egipto lo impulsaron a dar una entrevista en Francia y a escribir un libro del cual las siguientes observaciones se adaptan. ¡Ciertamente él sabe de lo que habla!
“Yo acuso al Islam pero no a los individuos musulmanes, que son las primeras víctimas del Islam. He decidido denunciar la fuente del terrorismo: la principal fuente del radicalismo islámico en el mundo es la Universidad de al-Azhar en El Cairo, Egipto, donde se enseña la letal ideología como la doctrina oficial del Islam. Yo acuso a la Universidad de al-Azhar en el Cairo, supuesta incarnación del Islam moderado, de crear un espíritu de fanatismo, intolerancia y odio en miles de estudiantes y clérigos musulmanes que vienen de todo el mundo a recibir formación en sus institutos. Por estos medios se convierte así en una de las principales fuentes de terrorismo en el mundo.

viernes, 3 de noviembre de 2017

BENDICIÓN DE NUEVA CAPILLA DE LA RESISTENCIA EN IRLANDA


En la Fiesta de Todos los Santos, Monseñor Faure bendijo una nueva capilla de la Resistencia en Reenascreena, al Oeste de Cork, Irlanda.





COMENTARIO ELEISON Número DXXXVII (537) - 28 de octubre de 2017

Comentarios Eleison por su Excelencia Richard Williamson

¿Hechiceros en Control?

¿Qué valor tienen las maquinas buenas o malas?
Lo que cuenta es si las cosas ayudan o dañan el alma.
En una reciente entrevista, el Director General de Mercedes Benz, una empresa alemana de vanguardia para la producción de automóviles de alta calidad, pintó un cuadro del futuro cercano de la humanidad en el cual el software computacional afectará la mayoría de las industrias tradicionales, y en el cual sus principales competidores de él ya no serán otras compañías automotrices ¡sino Google, Apple y Amazon! Él dice que la ley, la enfermería, la conducción de automóviles, seguros, bienes raíces serán afectados sustancialmente por las computadores. Para el 2027, el 10% del total de todo lo producido será impreso en 3D. Para el 2037, del 70 al 80% de los trabajos desaparecerán. Los teléfonos inteligentes baratos harán que la educación de clase mundial esté disponible en todo el mundo, etc., etc. Pero tales predicciones tan dramáticas necesitan ser puestas en su lugar, que es secundario. Las máquinas son solo máquinas, y las computadoras son solo máquinas.

jueves, 2 de noviembre de 2017

ABOMINABLE



Un templo budista de Sao Paulo (Brasil), acogió una ceremonia inter-religiosa en la que una imagen de la Virgen de Aparecida fue situada a los pies de un Buda. Al evento acudió, entre otros, el cardenal y arzobispo de San Pablo, Odilo Scherer.


martes, 31 de octubre de 2017

BLASFEMIA: EL VATICANO EDITA ESTAMPILLA CON LOS HERESIARCAS LUTERO Y MELANCHTON AL PIE DE LA CRUZ

A la izquierda (y en el  lugar reservado a la Santísima Virgen María en  las representaciones católicas del Calvario) se ve a Lutero sosteniendo la Biblia, y, a la derecha, a Melanchton, su amigo y uno de los más grandes difusores de la "Reforma", sosteniendo la Confesión de Augsburgo, primera exposición oficial de los principios de la herejía protestante.


RORATE CÆLI vía ADELANTE LA FE

El Vaticano de Bergoglio celebra la Revuelta Protestante con un sello

Esto es asqueroso. Ni siquiera fingen que sea una celebración verdadera de Lutero, tal y como deja claro la reproducción de la imagen hagiográfica de Lutero y Melanchton.

Es la misma jerarquía que expulsa de la catedral de Bruselas a unos pocos jóvenes por rezar el Santo Rosario delante de un pastor luterano, al considerarlo “agresiones” que “ofenden” a los herejes.

ANTICRISTOS: ROMA MODERNISTA Y LUTERANOS PUBLICAN DECLARACIÓN CONJUNTA






EN EL V CENTENARIO DEL COMIENZO DE LA HEREJÍA LUTERANA

La Santa Sede y la Federación Luterana Mundial publican una declaración conjunta

La Santa Sede ha publicado hoy la «Declaración conjunta de la Federación Luterana Mundial y el Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos al finalizar el 31 de octubre de 2017, el año de conmemoración común de la Reforma».
Texto de la declaración:
El 31 de octubre de 2017, último día del año de conmemoración ecuménica común de la Reforma, estamos muy agradecidos por los dones espirituales y teológicos recibidos a través de la Reforma, conmemoración que compartimos juntos y con nuestros asociados ecuménicos del mundo entero. Asimismo, pedimos perdón por nuestros fracasos, las formas en que los cristianos han herido el Cuerpo del Señor y se han ofendido unos a otros durante los 500 años transcurridos desde el inicio de la Reforma hasta hoy.
Nosotros, luteranos y católicos, estamos profundamente agradecidos por el camino ecuménico que hemos recorrido juntos en los últimos 50 años. Esa peregrinación, sostenida por nuestra oración común, el culto y el diálogo ecuménico, redundó en la eliminación de prejuicios, una mayor comprensión mutua y la identificación de decisivos acuerdos teológicos. Frente a tantas bendiciones a lo largo del camino, elevamos nuestros corazones en alabanza al Dios Trino por la misericordia recibida.
En este día damos una mirada retrospectiva a un año de notables eventos ecuménicos que comenzó el 31 de octubre de 2016 con la oración común luterano-católico romana en Lund, Suecia, en presencia de nuestros asociados ecuménicos. Durante la presidencia de ese servicio, el papa Francisco y el obispo Munib A. Younan, entonces presidente de la Federación Luterana Mundial, firmaron una declaración conjunta que recoge el compromiso de seguir recorriendo juntos el camino ecuménico hacia la unidad por la que oraba Cristo (cf. Juan 17.21). Ese mismo día, nuestro servicio conjunto a quienes necesitan nuestra ayuda y solidaridad también se vio fortalecido por una declaración de intención entre Caritas Internationalis y la Federación Luterana Mundial – Servicio Mundial.
El papa Francisco y el presidente Younan declararon juntos: «Muchos miembros de nuestras comunidades anhelan recibir la Eucaristía en una mesa como expresión concreta de la unidad plena. Sentimos el dolor de quienes comparten su vida entera, pero no pueden compartir la presencia redentora de Dios en la mesa de la Eucaristía. Reconocemos nuestra conjunta responsabilidad pastoral para responder al hambre y la sed espirituales de nuestro pueblo de de ser uno en Cristo. Anhelamos que sea sanada esta herida en el Cuerpo de Cristo. Este es el propósito de nuestros esfuerzos ecuménicos, que deseamos que también progresen mediante la renovación de nuestro compromiso con el diálogo teológico.»
Las bendiciones de este año de conmemoración incluyen el hecho de que por primera vez, luteranos y católicos hayan considerado la Reforma desde una perspectiva ecuménica, lo que dio lugar a un nuevo enfoque de los acontecimientos del siglo XVI que llevaron a nuestra separación. Reconocemos que si bien el pasado no se puede cambiar, su influencia sobre nosotros hoy en día se puede transformar para que sea un estímulo al crecimiento de la comunión y un signo de esperanza a fin de que el mundo supere la división y la fragmentación. Una vez más, resultó claro que lo que tenemos en común es mucho más que aquello que nos divide.
Nos alegra que la Declaración conjunta sobre la doctrina de la justificación, firmada en un acto solemne por la Federación Luterana Mundial y la Iglesia Católica Romana en 1999, también fuera firmada en 2006 por el Consejo Metodista Mundial y por la Comunión Mundial de Iglesias Reformadas en este año de conmemoración. Además, hoy mismo será acogida y recibida por la Comunión Anglicana en una ceremonia solemne en la abadía de Westminster. Sobre esta base nuestras comuniones cristianas pueden construir un vínculo más estrecho de consenso espiritual y testimonio común en el servicio del evangelio.
Reconocemos con gratitud, los numerosos eventos de oración y culto comunes que luteranos y católicos celebraron junto con sus asociados ecuménicos en distintas partes del mundo, los encuentros teológicos y las publicaciones significativas que dieron sustancia a este año de conmemoración.
De cara al futuro, nos comprometemos a seguir nuestro camino común, guiados por el Espíritu de Dios, hacia la mayor unidad de acuerdo a la voluntad de nuestro Señor Jesucristo. Con ayuda de Dios, pretendemos discernir a través de la oración nuestra comprensión de la Iglesia, la Eucaristía y el Ministerio, buscando un consenso sustancial que permita superar las restantes diferencias que existen entre nosotros. Con profunda alegría y gratitud, confiamos en «que el que comenzó en [nosotros] la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo» (Filipenses 1.6)